viernes, junio 03, 2005

No he borrado el post anterior. Sólo lo he guardado para descansar un poco de él. Porque cuando han pasado ya unos días, las cosas pierden importancia y me aburría enormemente verme tan quejica por semejante chorrada. Y eso.

martes, mayo 10, 2005

Jelou eguén

Aunque estoy un poco hasta la polla de mi curro, voy a ser monotemática... como no hago otra cosa, diré que hoy entrevisté a un escritor noruego de nombre impronunciable, y por ahorrarme el "copia y pega", ahí queda el link del libro. Me lo he leído, pero no tengo ganas de hablar de libros. Sobre todo porque el que me estoy leyendo es TAN BUENO... que mejor, paro. El caso es que me ha impresionado enormemente la habitación del hotel donde hemos hecho la entrevista, y mira que hago entrevistas en habitaciones de hotel... pero no porque fuera de un lujo desmesurado, sino que era la primera vez que he visto un hotel realmente pensado para vivir en él: aparato de música, dvd, terraza con colchones para tumbarse... y no era de cinco estrellas ni nada de eso, no sé, menuda estupidez. Supongo que me ha impactado porque está en la calle Goya y no me esperaba eso.

He dejado de fumar.

No sé cuánto podré durar, pero... por ahora voy bien. El caso es que siempre me gustó fumar, y jamás me sentó mal un cigarro... hasta ahora. Ahora fumar me sienta mal. Lo descubrí hace unas pocas semanas, antes no notaba nada. Jamás me había planteado dejar de fumar. Y el caso es que la semana pasada, ya harta de las toses, de sentirme cansada, de fumar y tener ganas de vomitar, me paré a pensar: Tengo 33 años. Comencé a fumar a los 13. Así que llevo dos tercios de mi vida fumando y sólo uno sin fumar. Y me puse una fecha para intentarlo: el miércoles 12 de mayo, o sea, pasado mañana, dejo de fumar. Pero no lo he podido evitar. De tanto pensarlo, ya he dejado de fumar.

viernes, abril 15, 2005

Gilipoyez

Acabo de hacer una estupidez de esas que me caracterizan. Abrir un blog sólo para saber si estaba cogido ese nombre. Y resulta que no, que estaba libre. Y he creado un blog que jamás voy a utilizar, con un nombre que a lo mejor alguien necesita. Pero el caso es que me ha sorprendido bastante que nadie tuviera el mejor blog del universo.

Ahora en un rato lo elimino.

Es que esta mañana mi hermano me ha enseñado uno que se llamaba igual pero en inglés.

Yo

Lo del libro y las entrevistas y eso, suena todo muy bonito. Pero, y ahora que por fin tengo tiempo para mí, lo quiero sacar, para mí no fue tan bonito al principio. Para nada. De hecho, lo he pasado fatal. Y no creo que fuera por miedo. Yo trabajo en un programa de libros y sé como es el mundo editorial (impermeable, difícil...) Quiero decir, que yo no esperaba nada, qué iba yo a esperar. Me refiero más bien a título personal, lo que me pasaba por dentro. Unos días antes de que se publicara, no sé exactamente cuándo, empecé a... ¿cómo decirlo? a sufrir. Y lo digo en serio. Sufría. Lo pasaba mal, realmente mal. Y esta sensación se prolongó durante mucho tiempo. A lo mejor contabilizado fríamente no es tanto, pero sí lo fue para mí. No era capaz de disfrutar de lo que me estaba pasando, y además, como no sabía qué me ocurría, era imposible para mí soltarlo, sacarlo, contárselo a mis amigos. Sólo, cuando además ya llevaba tiempo soportando este... malestar, se lo conté a alguien, a Siji, porque no podía más. Y ahora que lo estoy sacando, me parece, visto desde fuera, que se debe parecer a eso que llaman la depresión post parto. Probablemente suene estúpido, pero es así.
No fui capaz de entrar en La casa del Libro, o en la Fnac, hasta que pasó bastante tiempo. Nunca me gustó demasiado la portada, no me parece que tenga un buen envoltorio, quiero decir que por fuera no me parecía mi libro. Y bueno, el subtítutlo, lo de "diario de una treintañera...", me sigue pareciendo lo peor, pero, de verdad, me dolía. En casa mi libro siempre estaba encima de una estantería, lejos de mi vista, y me pasaba el día dándome explicaciones. No sé, creo que yo misma, habiéndomelo currado, no creía en él. Y sin embargo, a veces lo abría, y al leerlo me reía, y me parecía que estaba bien. El caso es que he perdido el tiempo sufriendo, me he sentido muy sola, y me duele decir esto, porque no lo estaba, no lo he estado jamás. Tengo los mejores amigos del mundo, pero, no sé. Lo he pasado fatal.

jueves, abril 14, 2005

Entrevistas

Es curioso que te hagan entrevistas. Al principio me agobiaba un poco, me cansaba, porque al no tener un discurso preparado, el hablar de mí durante tanto rato, el tener que pensar por qué he hecho esto o aquello, me aburría y me agobiaba, porque no hay razón, simplemente lo he hecho. Y me sentía como un vendedor malo, pero sobre todo, como un ser muy barato. Luego empiezas a alucinar con el tono en el que te preguntan. Una de las que he hecho, para tele, además, fue un horror. Yo era la freaky de internet que escribía posts tipo: Quiero ser muy puta, o tengo las tetas muy grandes. Que sí, que están ahí, pero los demás no valen. Las preguntas que me hicieron eran del tipo: ¿te han acosado alguna vez por internet? ¿has tenido relaciones sexuales vía messenger?... Y yo le decía que no, pero que ojalá (a lo de las relaciones, o a lo del acoso). Con esa aluciné, además en mi casa, con mi perro, no sé, no me sentí bien. Y a los dos días, también aquí, me hicieron otra para otra tele, y qué diferencia, joder. No sabía contestar dignamente a nada, porque la tía venía super preparada y todo era sobre el poder de los blogs como medio de comunicación, y las cosas que ocurrían en términos políticos en estados unidos. No sé, tiene gracia. Al principio siempre eran sobre blogs. Y todo el mundo me preguntaba ¿pero no te da corte contar tu vida en internet? Todo el mundo flipa con eso. Como si hablara de la ropa interior que utilizo, de con quién me acuesto, como si tuviera tantos secretos. Siempre me río, me hace gracia, porque todo viene por amqs, y me pregunto si pensarán que el que yo tenga un perro vaca será parte de mi intimidad. Ahora ya me preguntan por el libro.

Hoy hemos grabado el programa. Yo no me meto para nada en el tema de la música, porque ni estoy al día, ni tengo tiempo para estarlo. A mí me gusta lo que me gusta a mí y de eso ya sé bastante poco. Pero al principio me molaba que viniera gente con menos posibilidades de ir a otros programas de televisión, ya que actuaciones musicales hay pocas. Pero hoy ha venido jorge drexler. En fin. Me jode. Ya no sólo porque no me guste, sino que me jode porque el programa dura muy poco, y cinco minutos de menos se notan un huevo. Yo ya le he dicho a mi jefe que por mí, quitaría la música. Además, mis vídeos de entrevistas, que siempre terminan durando tres minutos y medio, no sólo deberían emitirse más largos, sino más a menudo. Tengo cada una guardada... y no es porque la haya hecho yo... jeje.

viernes, abril 08, 2005

Queridos cuatro o cinco...

que leeis este blog. A partir de ahora estoy aquí:

http://lacoctelera.com/escombros

Este no desaparecerá, por el momento. ¿Os parece bien?

Nocturnidad

Anoche estuve en la entrega de premios fundación lara hernández con mi jefe. Yo normalmente en estas cosas tardo dos o tres días en enterarme de a quién tengo delante. Y me sentaron junto al director de una revista cultural que estaba peor que yo. En un momento dado, me preguntó al oído: "¿Quién es ese?". Se refería a un periodista de televisión con gafas, al que, en ese momento, maría luisa blanco (directora de babelia) le estaba comentando: "Anda,no caía, porque cuando ves a alguien de la tele fuera de contexto... pero me gusta su programa", y pensé "está tan perdida como yo". Al de la revista le contesté: "Es Urdazi" y me quedé tan ancha. Después estuve mucho rato pensando que en menuda mesa rara había colocado a mi jefe. Y esta mañana desayunando, he caído. Mi Urdazi era el presentador de Informe Semanal. Así que espero que el dueño de la revista no escriba una columna de crónica social, porque estuvo preguntándome toda la noche "¿y ese de allí?", "¿y aquel?"...

jueves, abril 07, 2005

Viajes

Me voy a Lanzarote. ¿Algún recado para Saramago?

martes, abril 05, 2005

Haciendo los deberes

Mañana por la mañana entrevisto a Nadeem Aslim, un escritor paquistaní que emigró al norte de Londres con su familia, y publica ahora en alfaguara una novela que ha tardado once años en escribir: Mapas para amantes perdidos. Por lo visto se encerró para ello hasta tal punto que tapaba las ventanas de su casa con telas negras para evitar la luz, y algunas noches dormía en el suelo de su casa. El caso es que me la empecé... bueno, me la miré. Y... pues... prefiero lo que me estoy leyendo yo, así que acabo de hacerme una de google. Y me leo resúmenes del argumento, entrevistas... Me lo imagino como el próximo... ¿cómo se llamaba aquella india? la de El dios de las pequeñas cosas... descubro que en el Independent y en The Telegraph le ponen... MAL. Pero lo que más gracia me ha hecho es la ironía británica, esa especie de mala hostia elegante pero que destroza. No sé si porque empieza siendo medio dulce y termina... en fin.

Ayer entrevisté a Joseph O'connor (menudo enlace que he metido, en fin), hermano de Sinéad. Normalmente, al final de la entrevista, le digo al cámara que grabe la portada para luego hacer un pequeño inserto. El cámara ha decidido que rebobinaba antes del inserto, y después de mi entrevista, borrándola. ¡Borrando la mitad! Yo, como el hombre era encantador y se enrollaba muy bien contando anécdotas, me he extendido más de lo normal, la cosa se ha convertido en una amena conversación, y claro, la segunda vez no ha quedado tan bien. En fin, el hombre, ha tenido que flipar bastante.

eXTReMe Tracker